Un blog chapucista, de fumadores, y de derechas

jueves, 14 de octubre de 2010

XXI


Tengo de Pablo
la mitad de lo que tengo de Aponia,
y lo que Aponia tiene de Pablo
dobla lo que él tiene de mí.

En la tinta que fluye
de los vértices de esta figura,
germina un dulce filamento de vida.

Me recordáis
a esas voces
que cualquiera encuentra
en un final feliz.

Pero yo deseo
encontraros ahora.

4 comentarios:

pablollo dijo...

Bueno pequeña Buk, que le contestamos ahora a este hombre.
Soy un caballero (aunque algunas no opinen esto) así que te dejo a ti primero.
jejejejej.

No, es broma:
sólo puedo decir, que apareces en el momento más complicado para mí y quizás también para ella, que no das señales de vida en mucho tiempo, pero que te enacrgas de hacernos saber que no te cansas de lo nuestro.
Que escribes de forma breve y concisa, lo que muchos tratamos de decir a escondidas,
que el ahora será dificil superarlo
mas no pierdo la esperanza de abrazarlo.

Aponia dijo...

Es gracioso, como has podido llegar a calarnos sin apenas conocernos. Ni siquiera le pongo cara a tu nombre, ni sé cual de ellos es realmente el tuyo. Pero, me gusta.
Muchas gracias, señor poeta elegante.

pablollo dijo...

oye pequeña Buk a él si lo llamas ELEGANTE, SEÑOR poeta elegante.
Lars a mi me llama MALDITO

Lars dijo...

Qué decirles a ustedes que no sepan ya...

Me hablan de problemas y de malos momentos, y no puedo evitar sentirme partícipe de ellos...

Me hablan de "calarles" sin apenas conocerles, cuando lo único que puedo hacer es inventarme una forma que les convierta en algo más que un conjunto de (hermosas) letras...


Me hablan de ser elegante cuando ustedes mismos lo son continuamente, por mucho que Pablo hable de suicidio y Aponia de viajes lisérgicos...

Dejando ya de hablar en tercera persona (tal vez pretendiéndome argentino), os mando un abrazo muy fuerte. Y mucho ánimo.

Pablo: lo de "maldito" es un halago, pero no me preguntes por qué. ;)