Un blog chapucista, de fumadores, y de derechas

sábado, 15 de enero de 2011

A LA POETA

La poeta, la verdadera poeta no cree serlo,
No se considera como tal,
nació libre de soga carnal,
se amamantó de ella misma
y por lo tanto no hay cicatriz
donde mirarse.

Cada una de sus palabras está puesta a conciencia,
(donde tocan,
donde merecen,
donde corresponden).
Es la Borges de Bukowski,
la intención en el disparo
el metal de la bala,
la ciencia en el giro “anárquico” de la golondrina,
la excelencia en lo vulgar
la superioridad en lo terrenal,
la virtud en la asonancia de una rima blanca.

Utiliza una copa de cristal de bohemia
para beber cerveza;
es la libertad en la ideología,
atea-budista que no se maquilla
por no vanagloriar la feminidad (con sus falsos cánones)
Es zarina sin privilegios,
anónima de genio superlativo
puritana y señora en la intimidad
capaz de llorar al decir “te quiero”
sin miedos a que se le trabe la lengua
si cree que tiene que dar un paso más
y mirar sinceramente para sollozar un “te amo”.

Hermosa bravura de uñas descuidadas,
saltones ojos de voz tranquila y puntual
en el -¡ey! ¿Qué pasa?- al descolgar el teléfono.

Yo no soy más que un admirador remilgado,
un problema para ella,
una molestia continua;
por ello quizás no diga su nombre
y sonría al saber que le da igual mis palabras
pero cuando termine lo que nos une desapareceré una madrugada
orgulloso por conocer a la mejor poeta.

2 comentarios:

Aponia dijo...

Ni se te ocurra desaparecer.

Lars dijo...

Te digo lo mismo que Aponia.

P.D: Últimamente estoy desempolvando los volúmenes de Maïakovsky. Y creo que se te parece más que Bukowski.

¡Un abrazo!