Un blog chapucista, de fumadores, y de derechas

domingo, 22 de febrero de 2009

Polo opuesto

¿Por qué me haces esto?
Tenía tantas ganas de verte, de oírte, de abrazarte.
Tú también ¿Qué ha pasado?
Ella me mira tristemente, no sabe cómo hacerlo.
Puedes contármelo, intentaré comprenderte.
Me pierdo en su pelo mientras ella sigue pensativa.
Su cara refleja el malestar, la delicadeza de la situación.
Me mira a los ojos haciendo estremecerse algo en mi interior.
Echaba mucho de menos esa sensación agridulce, esa intriga, ese cosquilleo.
Mantenía la esperanza de que algo hubiera cambiado.
Sentía el miedo royendo mi alma.
Temor a lo habitual y también a lo desconocido.

¿Sientes lástima por mí o por ti misma?
No puedes contar conmigo, jamás podrías comprenderme.
Somos muy distintos, tenemos que acabar con esto.
Tus ojos contradicen tus palabras.
Agacha la cabeza, no me mires a los ojos.
No lo hagas si vas a engañarme, si pretendes que confíe en tu indiferencia.
Imposible es el adjetivo más doloroso del diccionario.
Después de esto, nada sería lo mismo.
Las cartas se perderán, las llamadas irán disminuyendo.
Nuestros caminos se alejarán y será demasiado tarde.
El frío acariciará suavemente nuestros músculos palpitantes.
La desidia se apoderará de mí, apatía impropia de mi irritante optimismo.
Por una vez comprenderás que sí tenías corazón.
No nos merecemos terminar así.
No me ofrezcas tu hombro, no lo necesito.
Vales menos de lo que siempre creí.
La sangre se verá presionada por puñales afilados.
No nos lo merecemos.

¿Sabes que me gustan los retos?
Para mí siempre fue un reto romper las barreras que nos alejan.
Tu frialdad no va a acabar con mi ánimo.
Es justo que no me dé por vencido.
Es injusto que lo hagas tú.
Es injusto que trates de ocultar la realidad.
No somos tan distintos.
Parece más difícil de lo que es.

5 comentarios:

Lars dijo...

Caramba, Dëagol, ¡qué sorpresa! Verte por aquí con una poesía, no conocía yo este lado sensible tuyo. En fin, socio, espero que no sea el último texto así que podamos leerte. Sigue con esto y también con el uno por cien, que me tiene enganchado.

Déägol dijo...

Te sorprenderías si conocieras mi lado sensible. Duro por fuera y blando por dentro... no sé ni por qué publiqué esto, es como aquello que se me ocurrió en la ducha y luego lo tiré.

La misma musa, la misma duda... pero esta vez necesitaba desahogarme.

victoria dijo...

Es preciosa

Misaoshi dijo...

Qué bonito.. y qué triste.

¡Eres un romantico!

Déägol dijo...

No sabía que había nuevos comentarios...

Me alegro de que os haya gustado :)